¿Qué es el patriarcado?

Luchar contra el patriarcado es clave en el feminismo, pero ¿sabes lo que significa?

«Patriarcado» es una palabra que se utiliza para hablar de un grupo de personas (desde una familia hasta un pueblo o un país) en el que los varones son más importantes y tienen más autoridad que las mujeres. Dentro del feminismo, el patriarcado se refiere a una sociedad en la que los hombres tienen más facilidades, ventajas y ayudas que las mujeres por el simple hecho de ser hombres. Si analizamos la Historia nos damos cuenta de que los hombres (sobre todo blancos y de clase media-alta) siempre han tenido más derechos y más oportunidades que las mujeres, y que aunque poco a poco el feminismo ha luchado y conseguido más igualdad, queda mucho por hacer.

¿Quieres saber algunos ejemplos por los que podemos ver, día a día, que nuestra  sociedad sigue comportándose como si los hombres fueran superiores a las mujeres?

  • Hay muchísimos más hombres gritando «piropos» a mujeres por la calle que al revés, ¡como si alguien les hubiera pedido su opinión!
  • Hay más políticos hombres que mujeres, por lo que a la hora de tomar una decisión es más difícil hacer ver las necesidades de las mujeres. Además, esto significa que los hombres opinan y legislan sobre cuestiones que afectan principalmente a las mujeres, como el aborto.
  • Todavía hay mucha gente que piensa que si una chica se enrolla con muchos chicos, es una zorra; pero si es un chico que tiene muchas novias, es un máquina.
  • Se hacen muchas más pruebas y comprobaciones sobre los efectos secundarios de la píldora anticonceptiva masculina que los que se hacen con la píldora femenina.
  • Muchos padres y madres creen que sus hijos tienen que ser fuertes y atrevidos y sus hijas delicadas y ordenadas. Esto se llama perpetuar los roles de género, que limitan a las personas a ser ellas mismas sin importar lo que tengan entre las piernas.
  • El patriarcado nos intenta convencer de que las mujeres deben ocuparse de las tareas de la casa, de cuidar de los niños y de los abuelos, y el hombre tiene que traer dinero a casa para mantener a su familia.

 

Otro gran problema del patriarcado es que no reconoce la diversidad sexual o de género de las personas, ya que tradicionalmente era más fácil convencer a la población de que sólo existían dos géneros y que estaban hechos para complementarse uno al otro. Por eso cuando en este artículo hemos hablado de «hombres» y «mujeres» nos referimos a personas cisgénero, ya que las personas trans siempre han estado castigadas por las sociedades machistas.

Existe el concepto de masculinidad tóxica, que se refiere a lo que la sociedad cree que es un hombre y el daño que esto le hace a los chicos. Por ejemplo, pensar que los varones son fuertes, valientes, que se visten con sobriedad, que no gesticulan demasiado y que no expresan sus sentimientos, cuando en la vida real hay chicos de todo tipo, con muchas maneras de ser diferentes, que no tienen porqué estar presionados para encajar. La masculinidad tóxica es dañina para todos, porque hace que la violencia sea la salida a cualquier problema y que el ego sea más fuerte que la humildad y la comprensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *