Aprende a cuidar tu piel

El cuidado de la piel es muy importante para controlar el acné y que nuestro rostro se vea radiante. ¡Aquí van algunos consejos!

La piel está en contacto directo con la ropa, las toallas del baño, la contaminación de la ciudad, la grasa de nuestras manos y del pelo… Por eso, igual que nos lavamos las manos o el pelo a conciencia, hay que saber cómo mantener limpia y saludable nuestra piel, sobre todo la de la cara. En las tiendas encontrarás todo tipo de productos de higiene facial pensados para pieles jóvenes como la tuya, ¡así que toma nota de estos consejos!

Rutina de limpieza

Se recomienda limpiar la piel del rostro por la mañana y por la noche utilizando un jabón suave específico para tu piel. En la farmacia o en tu tienda de cosmética favorita podrán aconsejarte cuál necesitas, ya que hay jabones para pieles grasas, secas, sensibles, con o sin acné…

¡Desmaquíllate!

¿Te gusta maquillarte? Si es así, no te olvides de desmaquillarte cada noche antes de irte a dormir, para que la piel se refresque y se regenere durante la noche. Además, irte a dormir con restos de maquillaje puede provocar que te salgan granitos y puntos negros. Puedes utilizar un jabón desmaquillante o una solución como el agua micelar, que limpia los poros ¡y puedes utilizarla para limpiar tu piel incluso aunque no te maquilles!

¡No te toques los granitos!

Aunque son molestos, no intentes quitarte los granitos ni los puntos negros de la cara, ya que podrías provocarte una infección o dejarte una cicatriz. En vez de eso, aplícate un producto específico para el acné y mantén tu rostro limpio con tu rutina habitual. Tu alimentación también influye, ya que abusar de las comidas grasas y de los azúcares puede hacer que tengas más granitos. Ya verás que cuanto menos te los toques antes se irán, ¡y no se notan tanto como tú crees!

No abuses de los exfoliantes

Los productos para exfoliar la piel son muy útiles para eliminar la piel muerta de la cara, pero también son muy abrasivos. No abuses de ellos y exfolia tu rostro una vez cada dos semanas, salvo que un dermatólogo te indique lo contrario.

Hidratación

Incluso si tu piel es grasa, es importante mantenerla hidratada. Existe una enorme variedad de cremas hidratantes en el mercado, así que lo mejor es que analices tu piel (¿tiende a estar seca, o es grasa? ¿tiene acné?) y consultes con un especialista en la farmacia o en tu tienda de cosmética o perfumería. No intentes utilizar la crema hidratante de un hermano/a mayor o de tus padres, ya que para cada tipo de piel hace falta un tratamiento diferente. En algunas tiendas pueden incluso darte muestras, para que puedas probar en casa y elegir la que más te gusta. Además, ¡hay cremas hidratantes que ya tienen protector solar!

Protégete del sol

La piel es muy sensible, y necesita que la protejas de la radiación solar. Aplicar un protector solar con factor 30 o más para la cara antes de salir de casa te ayudará a evitar quemaduras, manchas y marcas en la piel.

Acude a un especialista

Si tienes problemas para controlar el acné o si los granitos son demasiado grandes y te provocan dolor, no dudes en consultar con un dermatólogo. Cada persona es diferente, así que nuestra piel también lo es: lo que le funciona a un amigo no tiene porqué funcionarte a ti, así que acude a un especialista si tienes alguna duda.

Dormir al menos ocho horas al día, beber mucha agua y hacer ejercicio también tiene efectos positivos sobre como se ve tu piel, pero lo más importante es que no te agobies por culpa del acné, ¡nos pasa a todos, y estresarte por algo así no te va a ayudar a que se pase antes!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *