Tengo la menstruación, ¿qué puedo utilizar?

Analizamos los productos que existen para la regla, ¡y te lo contamos todo!

Que te venga la regla puede ser menos malo de lo que piensas. Que sí, que a veces duele (¡ve al médico si te duele siempre!) y que es una lata, pero es un proceso natural. Y afortunadamente, hay muchísimos productos para sobrellevar los días de la regla sin ningún problema, ¡pensados paa que puedas elegir el que más se adapta a ti! Hoy en Lollipop analizamos los pros y los contras de cada uno, para que puedas escoger con toda la información que necesitas.

Compresas

Las compresas son el producto más clásico para la menstruación, y seguramente será el primero que utilices cuando te venga la regla por primera vez. Se coloca entre la vagina y la ropa interior para que absorba la sangre y no se te manche la ropa. Se puede encontrar en diferentes tamaños, capacidades de absorción y con y sin alas.

A favor:

  • Son cómodas de utilizar.
  • Cada vez que vayas al baño sabrás si necesitas cambiarte la compresa o no, porque con un simple vistazo puedes saber si ya está muy manchada o si puedes usarla una o dos horas más.
  • ¡Hay muchas donde elegir! Puedes probar las que necesites hasta que encuentres aquellas con las que te sientas mejor.

En contra:

  • Son muy contaminantes, cada una te sirve durante apenas unas horas y después se acumulan en los vertederos, los ríos y el mar.
  • No puedes bañarte en la playa ni en la piscina con ellas.
  • En los días de calor pueden salirte ronchitas o roces en las ingles por culpa de las compresas.

También existen las compresas reutilizables, hechas con tela, que son una alternativa más ecológica a las de usar y tirar. ¡Sigue leyendo para descubrir un vídeo con el que conocerlas mejor!

Tampones

Los tampones son el segundo producto para la menstruación más popular. Son como un palito de algodón con un cordón en el extremo, que te introduces en la vagina para que absorba la regla desde dentro. Cada cierto tiempo (que puede variar entre las dos y las seis horas), lo retiras tirando del cordoncito.

A favor:

  • Puedes ir a la playa o a la piscina con los tampones.
  • Son más discretos que las compresas.
  • Son muy cómodos, siempre que te lo pongas bien.

En contra:

  • Son más complicados de poner que las compresas.
  • Contaminan mucho.
  • No sabes cuánto has sangrado, ya que está dentro de ti, y puede que a veces te cambies de tampón sin ser necesario o que te despistes y se te manche la ropa interior.
  • Se relaciona a los tampones con el síndrome del shock tóxico, una enfermedad peligrosa a la que te arriesgas si utilizas un tampón durante más tiempo del recomendado.
  • Si te colocas mal un tampón, puedes hacerte un poco de daño.
  • Son caros (aproximadamente 4 euros una caja de veinte tampones).

Salvaslip

Los salvaslip son como los hermanos pequeños de las compresas: Mucho más finitos y pequeños, pero con la misma función, absorber la sangre de la menstruación. No son muy útiles durante los días que te dura la regla, pero vienen genial para los días de antes o de después, en los que puedes sangrar un poco.

A favor:

  • Son muy cómodos, ¡casi ni los notas!
  • Te hacen sentir más tranquilidad, ya que si crees que te va a venir la regla  puedes apostar por utilizarlos hasta que llegue el momento de pasar a otro producto que absorba mejor.

En contra:

  • Son muy contaminantes

Copa menstrual

Entre los productos para la regla que se pueden reutilizar están las compresas de tela, que se utilizan casi igual que las desechables, y la copa menstrual. Se trata de una pequeña copa de silicona que se introduce dentro de la vagina, casi como un tampón, y que recoge la regla desde dentro. Dos o tres veces al día, depende de cada persona, hay que sacarla (¡con los dedos!), vaciarla en el lavabo, limpiarla y volverla a colocar.

A favor:

  • Es una de las alternativas más ecológicas en productos para la menstruación, ya que una sola copa te puede servir durante años.
  • A largo plazo, es más económico, ya que no gastas dinero en compresas ni en tampones.
  • Es más saludable que los tampones, ya que están fabricadas con un material que es amable con tu cuerpo y con menos químicos que un tampón, y tiene las mismas ventajas.
  • Puedes dormir, ir a la playa y a la piscina usando la copa menstrual.
  • Te ayuda a conocer mejor tu cuerpo y tu propia menstruación, y a reconciliarte con ella si eres una de esas personas a las que les da asco.
  • Te ayuda a darte cuenta de que sangras menos de lo que parecía cuando usabas compresas o tampones.

En contra:

  • Es un producto caro (entre 10 y 30 euros) y, aunque no te haga falta comprar nada más para tu regla durante años, hay que hacer una inversión inicial un poco mayor.
  • Tienes que saber elegir tu talla de copa. Cada fabricante tiene sus medidas, pero por norma general la talla pequeña es perfecta si eres más joven y la talla grande es mejor para quienes han tenido hijos.
  • Aprender a ponerte la copa menstrual es un proceso que puede durar una o varias menstruaciones, y al principio puede dar un poco de miedo.
  • Cuando quieres vaciarla en un baño público y no puedes salir al lavabo tienes que limpiarla con papel, lo que puede ser un poco engorroso.

¡No te pierdas este vídeo de Buzzfeed en el que dos de sus redactoras prueban la copa menstrual y las compresas reutilizables!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *