¿Qué es una amistad tóxica?

Si te reconoces en una de estas situaciones, ¡ten cuidado!

¿Qué esperas de un amigo o una amiga? Se supone que es una persona a la que quieres y que te quiere, que se cuidan mutuamente, que tienen gustos y experiencias en común y en quien sabes que puedes confiar. Pero ¿qué pasa cuando vives una amistad en la que no se cumplen estos mínimos?

Los signos que indican que una relación de amistad se ha vuelto tóxica son muy sutiles, pasan desapercibidos. ¡A veces la amistad cambia tan lentamente de una relación sana a una relación que te hace daño que no nos damos ni cuenta! Y los resultados son terribles: Acabas sufriendo nervios y ansiedad, conviertes en tuyos los problemas de la otra persona y puede incluso afectar a tu autoestima y a cómo te comunicas con otras personas.

¿Cómo te sientes cuando estás con ese amigo? Si la respuesta es «mal», «insegura», «triste» o te hace creer que eres una mala persona, ¡huye! No mereces que nadie te haga sentir así. Y lo peor es que una amistad tóxica te hará creer que te necesita, que tú también le necesitas, y que no es nada sin ti, ¡es su forma de manipularte!

Otra pista es analizar cómo te sientes cuando estás con esa persona y justo después de pasar tiempo con ella. Si te notas más nerviosa, más cansada o triste, o si te pillas a tí misma mordiéndote las uñas o de peor humor con tu familia, aunque aparentemente hayas tenido una tarde tranquila, ¡sospecha!

Pregúntate si eres capaz de tratar o de hablarle a otra amiga de la manera en que esta persona lo hace contigo. Si la respuesta es «no», tú tampoco mereces que te traten así.

Es inevitable que algunas amistades se pierdan con el tiempo, que no sobrevivan a los problemas o discusiones que pueden surgir o que, simplemente, la vida lleve a cada uno por un camino diferente. Pero si  reconoces actitudes o situaciones  de las que acabamos de explicar en tu relación con tus mejores amigos, quizás será mejor que seas tú quien ponga fin a esa amistad tóxica. Recuerda, ¡en todas las relaciones de amistad se debe dar y recibir a partes iguales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *