Los secretos de «You need to calm down»

Te desvelamos las sorpresas que esconde el nuevo videoclip de Taylor Swift

¿Ya has visto el nuevo videoclip de Taylor Swift, «You need to calm down»? Es un himno a la libertad, a los derechos LGTB y a la lucha contra la homofobia. Pero por si se te ha escapado alguno de los detalles que esconde el videoclip, ¡aquí te los desvelamos!

Nada más empezar ya tenemos la primera pista de lo que nos espera: Un videoclip colorido con un toque retro que recuerda a Beutiful Trauma de P!nk.

Enmarcado en una de las paredes hay una acuarela en la que se lee «Mamá, yo soy un hombre rico», una frase que Cher le respondió a su madre cuando le dijo que tenía que casarse con un hombre rico.

¿Y ese reloj que llega hasta el número 13? A lo largo de «You need to calm down» hay muchas referencias a ese número: En el colgante que lleva Taylor, en el número de manifestantes homófobos…

Seguro que te diste cuenta: La funda del móvil de Taylor hace referencia a la portada y al nombre de su próximo disco, que sale a la venta el 23 de agosto.

No es la primera vez que vemos este tatuaje en la espalda de Taylor desde que empezó la promoción de su próximo disco. Muchos fans creen que la serpiente convirtiéndose en una bandada de mariposas simboliza la nueva era en la que se adentra Taylor Swift, mucho menos oscura.

Si seguimos la letra de la canción a la vez que el videoclip, vemos que el incendio empieza cuando ella lee algo (¿Un tweet?) en su móvil. Después sale a la piscina, a pesar de que todo se quema, porque le da igual. Está tranquila a pesar de lo que ha leído, que ha prendido fuego a su caravana.

En el buzón de la caravana del modelo Dexter Mayfield y la comediante Hannah Hart se lee «Love letters only», ¿será el título de alguna de las canciones del álbum?

Cuando Chester Lockhart se desmaya porque la actriz Laverne Cox le saluda desde su jardín, se lleva a la cabeza un pañuelo con los colores de la bandera trans.

El artista Todrick Hall pasea con Taylor por el vecindario: Ambos son productores del videoclip y grandes amigos.

La flecha que dispara Hayley Kiyoko da de lleno en el número cinco, ¿otra pista sobre una posible colaboración?

Trece manifestantes que portan letreros con mensajes homófobos giran en círculos, sin llegar a ningún lado. La letra de la canción está dirigida a las personas que transmiten este tipo de odio y en especial al gobierno estadounidense y a Donald Trump, por atacar y limitar constantemente los derechos de la comunidad LGTB.

El actor gay Jesse Tyler Ferguson, conocido por su personaje (también gay) de Modern Family, celebra su boda con Justin Mikita, su esposo en la vida real.

El expatinador sobre hielo Adam Rippon sirve unas granizadas.

¡Hora de tomar el té con los chicos de Queer Eye!

Ey, Taylor, ¿qué nos quieres decir con el tatuaje que le están haciendo a Ellen DeGeneres?

Justo cuando la letra de la canción dice «Hazme un favor y no pises su vestido», aparece Billy Porter, que llamó la atención de todos los medios de comunicación cuando asistió a la última gala de los premios Oscar llevando un vestido. Billy Porter es uno de los protagonistas de la serie Pose, que narra la realidad de la comunidad LGTB neoyorquina en los años 80.

Un concurso de «Reinas del Pop» en el que aparecen diferentes drag queens caracterizadas como Ariana Grande, Lady Gaga, Adele, Cardi B, Beyoncé, Katy Perry y Nicki Minaj. Mientras, la letra dice «Te hemos visto en Internet, comparando a las chicas que están arrasando, ya te conocemos, pero que sepas que todas tenemos corona».

¡Aparición estelar de RuPaul!

No, ¡esto sí que es una aparición estelar! Si había alguien que no pensábamos que apareciera nunca en un videoclip de Taylor Swift es, precisamente, Katy Perry, ya que han sido rivales desde hace varios años.

El actor Ryan Reynolds aparece pintando (como hizo caracterizado de Deadpool) lo que parece una casa, pero si te fijas, te darás cuenta de que está pintando la fachada de Stonewall Inn, donde tuvo lugar una redada en los años 60 que dio comienzo a lo que hoy conocemos como el Orgullo LGTB.

Una de las chicas que estaba protestando contra los derechos LGTB lanza su cartel y se va de la manifestación. Por cierto, los carteles están mal escritos y muchos aparecen con camisas a cuadros, un guiño a lo que en Estados Unidos se considera a las personas brutas, cerradas de mente y sin cultura.

Katy y Taylor se abrazan, disfrazadas de hamburguesa y de patatas fritas a pesar de que el resto de personas van bien vestidas. Son diferentes a los demás, y diferentes entre ellas, pero combinan perfectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *