Hablemos de género

Aunque tradicionalmente se piensa que el sexo y el género son lo mismo, no tienen nada que ver. ¿quieres saber un poco más?

Cuando nacemos, los especialistas que atienden a nuestra madre en el parto dicen si somos niña o niño en función de nuestros genitales (vagina o pene). Esto influye en la ropa que nos compran, el colegio en el que nos matriculan, los amigos que hacemos, cómo nos educan en casa y los juguetes que pedimos. Pero, ¿tiene algo que ver nuestros genitales con nuestro género?

Para ser la persona que somos hay varios factores que tener en cuenta: nuestra identidad de género, nuestro sexo biológico, nuestra orientación sexual y nuestra expresión de género:

Sexo biológico: Es lo que los médicos ven cuando naces. Se corresponde con tus genitales, que puede ser pene, vagina o una combinación de los dos (es el caso de las personas intersex). Es una cuestión reproductiva.

Identidad de género: Es como tú te sientes, está en tu mente, y no entre tus piernas. Puede coincidir con tu sexo biológico (por ejemplo, si tienes vagina y te sientes una mujer) por lo que serías cisgénero, o puede no coincidir. En ese caso hablaríamos de personas transgénero, para las que sus genitales no coinciden con cómo se ven a sí mismas. Una de las actrices transgénero más famosas es Laverne Cox:

Orientación sexual: Es hacia quién te sientes atraído de manera sexual o romántica. Quizás te gustan los chicos, o las chicas, o los dos. Quizás todavía no te gusta nadie. Es algo que comienza a notarse en la adolescencia, aunque cada persona tiene un ritmo diferente y lo experimenta a una edad diferente. Angelina Jolie, por ejemplo, es una actriz que se declara abiertamente bisexual:

Expresión de género: Es la manera física o estética en la que tú expresas tu género. Se trata de lo que normalmente decimos como “es un chico afeminado”, “es una chica muy masculina” o “es una niña muy femenina, le encanta llevar faldas y vestidos”, por ejemplo.  Erika Linder es una modelo y actriz cisgénero (su sexo biológico y su género coinciden como mujer) que durante muchos años tuvo una expresión de género masculina:

¿Sabes qué es lo mejor de todo? Que ninguno de estos cuatro puntos están relacionados entre ellos. Puedes ser un chico cisgénero (tu sexo biológico y tu género coinciden) a quien le gusten las chicas pero tener una expresión de género femenina porque te gusta utilizar zapatos de tacón o blusas. O puedes ser una chica transgénero (tu sexo biológico no coincide con tu género) a quien le gusta utilizar pantalones anchos y camisetas de grupos de música pero lleva el pelo largo, y le gustan tanto las chicas como los chicos. Cada persona es única y todos tenemos derecho a fijarnos en quien más nos gusta sin miedo a que nos ataquen, todos tenemos derecho a disfrutar de la moda y del maquillaje si nos divierte, y a expresar lo que sentimos en cada momento.

¡Y aún hay más! Como puedes ver en el dibujo de The Genderbread Person (“La persona de género de jengibre”) notodo es blanco y negro: Hay personas cuyo género no es ni hombre ni mujer, sino algo intermedio, o que se visten de manera andrógina, a medio camino entre lo masculino y lo femenino. ¿Quieres que hablemos un poco más sobre esto? ¡Déjanoslo saber en los comentarios!

7 comentarios en “Hablemos de género

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *