Condones: Todo lo que querías saber

Descubre las claves para utilizarlos con toda seguridad, ¡es importante!

Existen muchos métodos anticonceptivos, pero el condón es el único que evita tanto embarazos como enfermedades de transmisión sexual (ETS). Es importante saber dónde conseguirlos, cómo utilizarlos y qué hacer si fallan, incluso si no tienes pareja o no te interesa el sexo, ¡nunca se sabe si puedes necesitar saber todo esto o ayudar a alguna amiga que tenga dudas!

Los condones, también llamados preservativos o gomas, son un método anticonceptivo que evita que el semen llegue al cuerpo de la otra persona. En el caso de una pareja heterosexual (chico y chica) protege de los embarazos no deseados y las enfermedades sexuales y, en el caso de una pareja de chicos, les protegerá de estas enfermedades.

Existen condones masculinos (que se colocan sobre el pene) y femeninos (que se ponen dentro de la vagina) pero estos últimos son menos conocidos y no se consiguen tan fácilmente. Por eso hoy en Lollipop te descubriremos los secretos del condón masculino, que puedes encontrar en farmacias, máquinas expendedoras, ¡e incluso en supermercados!

No debe darte verguenza comprar condones, ya que son una herramienta indispensable para que, si quieres tener sexo, sea seguro. No hagas caso a nadie que te diga que es mejor no utilizarlos, ni a los chicos que intenten convencerte de que no pasa nada por hacerlo sin condón, ¡es mentira! Hoy en día son tan finitos y elásticos que pueden servir a cualquier tamaño de pene sin perjudicar la sensación de placer. Incluso existen condones especiales para las personas que son alérgicas al látex con el que se fabrican.

A la hora de escoger una marca de preservativos, recuerda que no siempre los que más se anuncian son los mejores. Puedes investigar un poco por Internet o ir al supermercado y echarle un vistazo a todas las posibilidades que existen. Si te preocupa que en el supermercado de tu barrio le digan a un familiar que compraste condones, ve a uno en el que no te conozcan y ya verás cómo no pasa nada. Si los pides en una farmacia te los venderán con toda naturalidad. Y si no tienes dinero para poder comprarlos, acude a un centro de salud, a una asociación juvenil o LGTB o a un centro de formación para jóvenes, en muchos de ellos los ofrecen gratuitamente sin que tengas ni que preguntar por ellos.

No guardes los condones en un lugar donde el calor o la luz intensa los pueda estropear. Lo ideal es tenerlos en un cajón o en el armario (si necesitas esconderlos, prueba a guardarlos dentro de una bolsa metida en un bolso metido en un armario) y vigila la fecha de caducidad. ¡Nunca utilices uno que esté caducado, o que el paquete se haya abierto!

¿Y si llega el momento de utilizarlo? Debes saber que los condones deben colocarse una vez el pene esté erecto y antes de cualquier penetración, ya que incluso si tu chico no ha eyaculado, pueden haberse “escapado” algunas gotas de semen. Cuando vayas a abrir uno, hazlo con cuidado, asegurándote que no lo tocas con las uñas, ¡y no se te ocurra abrir el paquete con los dientes, podría romperse! Lo más habitual es que los preservativos estén lubricados, así que notarás enseguida el tacto un poco viscoso del látex con el lubricante. No te pierdas este vídeo en el que lo explican con todo detalle:

¿Y qué hacer si el condón se rompe? En ese caso necesitarás la llamada píldora del día después. Es un método de emergencia ante estos casos, que no se debe utilizar habitualmente porque puede ser perjudicial para tu salud. Se debe tomar dentro de las primeras 72 horas después de haber tenido una relación sexual, pero cuanto antes lo hagas mejor: Pierde eficacia según va pasando el tiempo, ¡y después de esas 72 horas ya no vale para nada! Si vives en España puedes conseguirla en la farmacia (cuesta aproximadamente 20 euros) o ir urgencias en un centro de salud, contar lo que te ha pasado y solicitarla. No tengas miedo ni verguenza: te atenderán profesionales acostumbrados a ver parejas a las que les ha ocurrido algo similar, y no quedará registrado en tu historial médico.

Debes saber que los condones te protegen de los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual siempre que los utilices correctamente. Tienes que utilizarlo incluso si ya tomas la píldora anticonceptiva (la que se toma a diario con prescripción médica) por cuestiones de salud, ya que es la única manera de prevenir las ETS. No seguir alguno de los pasos que has visto en este artículo y en el vídeo hará que pierda efectividad.

Un comentario en “Condones: Todo lo que querías saber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *