Cómo sentirte más segura

Es fácil asustarse cuando uno ve la televisión, las redes sociales y los periódicos llenos de noticias terribles.

Las noticias sobre violaciones, desapariciones y asesinatos están a la orden del día. Las vemos cada día en Internet, en la tele y en el periódico, y parece que cuanto más se habla de la inseguridad que sufrimos las mujeres en la calle, más nos asustamos. Sin embargo, es importante saber que, aunque cada día le pasan cosas terribles a muchas personas, millones y millones nos hemos ido a dormir después de un día tranquilo y pacífico. Y es que nunca escucharás en las noticias “Hoy, una joven de quince años se levantó, desayunó, fue a clase, se dio una vuelta por las tiendas durante la tarde y se fue a dormir tranquilamente después de cenar en casa”.

Aunque resulte difícil, no hay que pensar que el mundo es un lugar horrible. Piensa que por un crimen que comete una persona hay miles y miles que lo rechazan. Si te sientes asustada puedes hablarlo con tus amigos o con un adulto de confianza y desahogarte, pero no dejes que esa sensación de miedo se apodere de ti.

Eso sí, es tan importante no tener “mentalidad de víctima” como no crearse una falsa seguridad. Si nos creemos invencibles cometeremos errores que nos pueden llevar a situaciones arriesgadas, así que lo mejor es darnos cuenta de que es importante sentirnos seguras de nosotras mismas pero permitirnos tener miedo en algunas ocasiones. El cuerpo humano tiene una especie de sexto sentido que nos ayuda a enfrentarnos mejor a los peligros: Si estás en tensión o asustada, tu mente manda una señal de alarma y se prepara para huir de la situación peligrosa en cuestión.

Mostrar seguridad en una misma te ayudará a convencerte de que te sientes así, ya que tu mente se creerá lo que tu cuerpo le transmita, y a mandar señales a los demás para que sepan que no eres vulnerable. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a sentirte mejor si te da miedo ir sola por la calle:

  • Camina decidida, como si supieras dónde vas, ¡aunque no sea así!
  • Camina erguida, con la cabeza alta.
  • Deja que los brazos oscilen relajadamente a los lados del cuerpo, no camines con los brazos cruzados ni las manos dentro de los bolsillos.
  • No mires hacia atrás pensando que te siguen salvo que de verdad veas movimientos sospechosos.
  • Respira profundamente y suelta el aire poco a poco si te sientes tensa.

Hay muchos gimnasios en los que se imparten cursos de defensa personal. Si te sientes mejor teniendo nociones básicas sobre cómo defenderte, habla con tus padres o tutores para ver si pueden apuntarte a uno de estos cursos. También puedes llevar un silbato o una alarma de bolsillo en el bolso por si tuvieras que pedir ayuda. Eso sí, recuerda que en el caso de que te encuentres en un riesgo real, lo más importante es huir y ponerte a salvo, incluso aunque seas la mejor de la clase en los cursos de defensa personal. Enfrentarte directamente a alguien que pueda hacerte daño debe ser el último recurso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *