¿Cómo saber si estoy preparada?

¿Estás lista para vivir ese momento y tener sexo por primera vez?

La media de edad con la que se pierde la virginidad en España es a los 17 años. Eso significa que hay personas que tienen su primera vez antes de esa edad y personas que la viven mucho después, ¡porque es algo muy personal y no hay una edad fija para que ocurra!

Pero ¿cómo podrás saber cuándo estás preparada para tener sexo por primera vez? Te explicamos las claves para que puedas reflexionar y tomar la decisión con la que mejor te sientas.

Tu primera experiencia sexual es algo único, sobre todo cuando se comparte con alguien que es especial para ti y que te trata bien, y que respeta lo que quieres y no quieres hacer. Tú y tu pareja son las únicas personas que pueden opinar y decidir sobre cuándo es el mejor momento para tener vuestra primera vez.

Hay muchas cosas que tener en cuenta:

– ¿Qué sientes por esa persona? ¿Qué siente por ti?
– ¿Te trata con respeto?
– ¿Sólo quiere cosas buenas para ti, o a veces intenta convencerte para que hagas cosas que no te gustan?
– ¿Cómo crees que podrás sentirte después de tener sexo?
– ¿Cuáles son los límites de cada uno? ¿Tu pareja respeta tus límites?
– ¿Crees que si le pides que pare aunque ya hayan «empezado», te respetará?

Si respondes con dudas o con un «no» a alguna de estas preguntas, quizás no es la persona adecuada para que vivas una experiencia como tu primera vez. Si todas tus respuestas son positivas podrás seguir tu instinto y dejarte llevar si te apetece hacerlo.

Eso sí: Es muy importante conocer los métodos anticonceptivos que tienes a tu alcance y cuáles utilizarás. Saber dónde conseguirlos y cómo se utilizan correctamente hará que te sientas mucho más tranquila cuando llegue el momento, ¡sea cuando sea!

Recuerda que tener sexo con una persona no hace que tengas que volver a repetir la experiencia si no quieres, ni con esa persona ni con nadie. Además, no es como en las películas, nadie llega sabiendo lo que le gusta ni lo que le gusta a la otra persona, ¡es un aprendizaje!

Y si tienes dudas, ¡pregunta! Puedes consultarlas con un adulto con el que sientas confianza, con una profesora que te caiga bien, con tu doctor o con tu terapeuta, ¡te ayudarán a saber qué hacer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *