¿Cómo poner un parche?

¿Quieres renovar tus chaquetas, vaqueros o mochilas con unos divertidos parches? ¡Te enseñamos cómo hacerlo!

Los parches son perfectos para darle un toque nuevo a cualquier prenda que tengas en casa. Aunque antes se utilizaban para tapar agujeros en laropa cuando se desgastaba, hoy en día son una opción más para que tu ropa sea aún más especial.

¿Qué tipos de parches hay?

Aunque hay varios tipos de parches, estos son los más habituales. En caso de duda, consulta con la persona que te atienda en el momento en que lo compres.

Parches bordados: Tienen el diseño en relieve y se nota el hilo que crea el dibujo en el parche. Son los más habituales.

Parches impresos. Son sólo un trocito de tela más fina con el dibujo pintado encima.

Los parches pueden ser de pegar o de coser. Los que puedes pegar tienen una capa brillante por la parte de debajo, como si fuera plástico: están hechos para que esa capa se derrita con el calor y el parche se quede pegado a la prenda que quieres decorar. Si no tienen esa capa no te queda más remedio que coserlos. En Lollipop te recomendamos que aunque utilices parches de pegar, le des unas puntadas después de que se haya enfriado, para asegurarte que no se despegue sin querer y lo pierdas.

 

¿Cómo los pongo?

Primero tienes que tener cuidado al elegir la prenda de ropa en la que vas a pegarlo. Las prendas elásticas y de poliéster no son una buena idea, ya que se estropean con el calor. Lo mejor es que sea sobre tela que se pueda planchar (tendrás que mirarlo en la etiqueta o preguntarle a un adulto) , especialmente algodón, franela, tela vaquera…

Ahora toca utilizar la plancha. Si no sabes planchar o te sientes insegura, pide ayuda a alguien mayor en casa. Coloca la prenda sobre la tabla de planchar, sitúa el parche con el adhesivo hacia la prenda y coloca encima una toalla finita o un trozo de tela de algodón. Enciende la plancha, sin vapor, y prepárate. ¡Vas a pegar el parche!

Coloca la plancha, ya caliente, sobre la toalla, justo encima de donde está situado el parche. Aplica tanta presión como puedas y mantén la plancha en esa posición durante diez o quince segundos. Espera a que la toalla se enfríe, levántala y comprueba si el parche se ha pegado. Si no es así, repite la operación. ¡No olvides apagar la plancha cuando hayas terminado!

Espera a que se enfríe completamente (unos diez o quince minutos) y ármate con una aguja y con hilo del mismo color que el borde del parche. Dale algunas puntadas a los bordes para asegurarte que no se despegará. Si no sabes coser, quizás este sea el momento de pedirle a alguien que te enseñe, ¡así podrás coser por tí misma todos tus parches en el futuro!

Si el parche no era bordado, sino impreso, la labor de coserlo será más complicada, ya que el hilo no se disimulará en el dibujo y puede quedar feo. Y si el parche no tenía adhesivo o si prefieres saltarte el paso de la plancha, tendrás que coser con un poco más de cuidado para que quede bien sujeto a la tela. Si trae instrucciones de uso, síguelas.

¿Dónde comprarlos?

Puedes comprar parches en tiendas de ropa (¡incluso Bershka o Stradivarius!), en mercerías, en mercadillos… ¡incluso por Internet! Hay muchos artesanos que se dedican a hacer parches inspirados en grupos musicales, series de televisión, memes… En Etsy, por ejemplo, puedes encontrar todo tipo de parches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *