Cinco cosas que debes dejar atrás

¿Sabías que hay cosas que haces cada día y que te impiden sentirte más feliz?

Todos los seres humanos queremos sentirnos mejor, ser un poco más felices. Cuando somos pequeños es muy fácil, porque nuestros juguetes y nuestros amigos nos ayudan a sentirnos así, pero cuando nos vamos haciendo mayores esa felicidad depende cada vez más de lo que hacemos o dejamos de hacer. Hoy en Lollipop te proponemos cinco costumbres que te están frenando cuando intentas sentirte mejor.

1. Deja de centrarte sólo en la satisfacción inmediata y las metas a corto plazo. O en otras palabras, haz que ti vida sea algo má que esforzarte poco para conseguir pequeñas recompensas, y mira mucho más allá. Y es que tener objetivos a corto plazo es fantástico siempre que formen parte de un plan aún mayor (por ejemplo, proponerte estudiar durante una hora más y premiarte con una chocolatina. Esto solo sirve si después de esa chocolatina y de un descanso de varios minutos, sigues estudiando para el examen). Seguro que alguna vez te has propuesto ahorrar para conseguir algo que querías, pero para lo que necesitabas mucho dinero, y acabas gastándote parte de esos ahorros en otra cosa que no era tu objetivo principal pero que era más fácil de conseguir, ¡y te quedas sin lo que querías en primer lugar!

2. Deja de ponerte excusas y limitaciones. ¡Sólo conseguirás convencerte de que no vales para nada! Puedes hacer todo lo que te propongas, siempre que cuentes con el aprendizaje y el esfuerzo necesario. Vas a fallar en tu camino hacia el éxito, pero de esos fallos tienes que intentar aprender, ¡y no machacarte pensando que no vasa conseguirlo! Por ejemplo, imagínate que eres bailarina y te gustaría entrar en una academia de danza muy buena. Puedes ponerte limitaciones a tí misma diciéndote «nunca lo conseguiré, así que no voy a intentarlo», o puedes ensayar y prepararte para la prueba de acceso, ¡y conseguirlo! Y si no lo consigues, lo puedes preparar durante un año más hasta que se celebre la siguiente prueba, y te presentarás sabiendo cómo es el lugar y las exigencias de los profesores.

3. Deja de intentar ser perfecta para gustarle a los demás, sólo conseguirás frustrarte. Tienes que saber que nadie es perfecto y que no siempre encajamos con las personas que nos gustaría, pero ponerte triste por ello va a impedir que conozcas a otras personas que podrán acabar siendo grandes amistades.

4. Deja de intentar controlarlo todo, ¡es imposible! Cuando quieres que algo salga bien es inevitable querer estar pendiente de todos los detalles, pero hay cosas que no podemos controlar, ¡y eso incluye a las otras personas! Hay que aprender a relajarse, a disfrutar del día a día y a dejarse llevar por lo que ocurre a nuestro alrededor mientras intentamos hacer lo mejor posible lo que esté a nuestro alcance.

5. Deja a las personas tóxicas atrás. Los «amigos» que te hacen daño continuamente, que se aprovechan de ti o que sólo te quieren para contarte sus problemas… ¡no los necesitas! A veces nos quedamos al lado de las personas tóxicas por miedo a estar solos, pero eso es lo que nos impide encontrar buenos amigos de verdad, de esos con los que puedes ser tú misma, reírte y sentirte bien. Además, un buen amigo te escuchará si necesitas contarle que algo que te ha dicho o hecho te sentó mal, ¿verdad? Una persona tóxica, por otro lado, intentará culparte a tí por haberte sentido así, haciéndote sentir aún peor. ¡Y no necesitas eso en tu vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *