Amor no es abuso

La asociación Day One, dedicada a luchar contra la violencia machista entre jóvenes, acaba de lanzar este vídeo para ayudarnos a ver cuándo una relación romántica se vuelve violenta.

Y es que a veces pensamos que es normal que nuestra pareja nos tenga que dar permiso para salir con nuestras amigas y amigos o que tienen la última palabra sobre la ropa que nos ponemos, pero no es así. La base de cualquier relación es la confianza y el respeto mutuo, ¡no confundas amor con abuso!

Hay diferentes tipos de abuso dentro de las relaciones de pareja, siempre disfrazadas de amor, ¡hay que saber distinguirlo!:

Violencia y abuso verbal

– Insultos, burlas. Te dice cosas negativas que puedes acabar creyéndote, ¡y no son verdad!

– Controla lo que haces, con quién estás o la ropa que te pones, sobre todo a través del Whatsapp. Si no estás con él, te escribe constantemente para asegurarse de que te tiene bajo control.

– Te amenaza.

 

Violencia y abuso emocional

– Tiene celos, muchas veces incluso de tus amigos o de tu familia. No quiere que pases tiempo con ellos.

– Toma decisiones por ti, incluso puede llegar a convencerte de que lo hace porque es lo mejor para ti.

– Te acusa de traicionarle.

– Te culpa de todo lo que le ocurre.

 

Violencia y abuso físico

– Te agarra, te sacude, te golpea o te tira del pelo.

– Intenta hacerte daño con objetos.

– Te toca o te besa incluso si no quieres. Te fuerza y te intenta convencer para hacer cosas íntimas que no quieres hacer. Esto se llama abuso sexual.

– No quiere utilizar preservativos.

 

Abuso a través de las redes sociales

– Vigila quién te deja comentarios o “Me gusta” y a quién se los dejas tú.

– Te envía fotografías de desnudos o te pide que se las envíes tú a él.

– Utiliza las redes sociales para controlar dónde y con quién has estado.

– Quiere saber tus contraseñas, o utiliza tu móvil para mirar tus redes sociales y tu galería de fotos y ver con quién has estado hablando. No respeta tu intimidad.

– Te etiqueta en fotos desagradables, a veces para lanzarte indirectas, insultarte o hacerte sentir poco valorada.

 

Si reconoces a tu pareja en alguno de estos comportamientos termina con la relación, ¡te está haciendo daño!. Habla con un adulto de confianza e informa a tus padres o tutores si tienes miedo de que tu ex-pareja tome represalias. Si lo necesitas, también puedes llamar al teléfono 016 contra la violencia de género. Y si es necesario, ¡no dudes en denunciar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *